Historias de partir, un libro especial

Historias de partir…  un libro especial. Y especial por varias razones.

Para sus autores, porque se lanzaron con humildad al mundo de la autoedición para compartir sus experiencias tras un crucero sabático y acabaron publicando dos ediciones y obteniendo el Premio Albatros al mejor libro náutico de Francia.

Para su editor, por el personal significado que en su vida tiene la palabra “partir”. Es casi una filosofía de vida – nos dice.

Para mí, porque encontré un libro que me enseñó que es posible “partir” y “regresar”, que no necesitamos ser grandes navegantes ni disponer de mucho dinero para lanzarnos a la aventura de un año sabático de crucero, que es un proyecto al alcance de muchos de nosotros para el que sólo hay que atreverse a dar el primer paso.

A través de las páginas  de este libro no solamente viajas – durante 1 año por el arco de las Antillas – sino que aprendes todo lo necesario para preparar “con cabeza” un proyecto de año sabático de navegación.

Altamente recomendable, siempre que sueñes con partir…

En este enlace puedes ver mas información sobre este libro y pedirlo si así lo deseas
http://www.noray.es/esp/ficha.php?is…7-0&id_pedido=

Anuncios

Slow Sailing

“Cada vez hay más gente que busca un ritmo de vida más pausado, que los libere del estrés y les permita saborear las cosas con tranquilidad y disfrutar plenamente de cada momento… Ignoro si hay una corriente slow dentro de mundo de la náutica, pero estoy convencido que hay muchos navegantes que lo practican“, nos dice Joan Sol en su excelente blog El mar es el camí http://elmareselcami.blogspot.com.

Me he permitido traducir y reproducir aquí su Manifiesto del Slow Sailing.

Manifiesto del Slow Sailing

1.- Lo importante no es el barco, sino tu relación con él y con el mar. Qué más da la eslora, el precio o el equipamiento. Qué más da si es un bote de remos o un gran yate. Lo que importa es que no lo consideres como un objeto más entre todos los que tienes, sino un compañero de viaje que puede proporcionarte placer, experiencias inolvidables y un conocimiento del mar y, sobre todo, de ti mismo.

2.- Pasa tiempo a bordo de tu barco, incluso aunque esté amarrado a puerto. Conviértelo en una parte de tu espacio vital. Trabaja en él, haz en él alguna labor, de manera que alguna parte de tu barco sea obra tuya y que alguna parte de tu obra esté vinculada al barco. Esto reforzará los vínculos entre tu barco y tú.

3.- Deja las prisas en el muelle cuando salgas a navegar. Sal sin una hora de vuelta, como si fueras a hacer un viaje largo. Olvídate del reloj y déjate guiar por el sol. Si eliminas la velocidad y el tiempo de la ecuación, sólo queda el espacio: el mar.

4.- Sal a navegar sin rumbo, sin tener un punto de llegada. Simplemente navega, déjate llevar por el viento y el mar. No pienses en las millas que has hecho ni en las que faltan para llegar. No vas a ningún sitio. Sólo navega y disfruta del momento.

5.-  Desconecta la electrónica y navega como se había hecho siempre. Aprende a no depender de los instrumentos. ¿Cuánto tiempo hace que no tomas una demora o la altura de un astro? Sitúate y dibuja el rumbo sobre una carta de papel. Olvídate de los catavientos: siente el viento en la cara o en la nuca. Aprende el arte de navegar que es el que define a los navegantes de verdad.

6.- Desconecta el móvil, la radio y el equipo de música. Corta durante un tiempo los vínculos que te unen a tierra. ¡Silencio! Escucha el rumor del mar: la ola en la proa, el flameo de la vela, el aliento del viento.

7.- No te aferres a la caña o a la rueda. Cede el timón a algún tripulante y déjate llevar. ¿Cuánto tiempo hace que no te tiendes en cubierta o te sientas a proa con los pies colgando? Si vas solo, amarra el timón, equilibra el barco con las velas y déjate llevar. Confía en la tripulación y en tu barco.

8.- Escribe un diario de navegación. Describe con detalle las salidas que hagas y anota las sensaciones que experimentas. Así podrás conservar las emociones de cada salida y revivirlas mucho tiempo después. Comparte estas experiencias y emociones con otras personas a través de un blog como éste o como te parezca mejor.

9.- No abandones tu barco, él nunca lo haría

10.- Contempla el mar un rato cada día, imprégnate de su energía y llévatela allí donde vayas.

Anna Tunnicliffe, premio a la mejor mujer navegante en el 2009

El premio ISAF Rolex World Sailor of the Year en categoría femenina ha correspondido este año a la estadounidense Anna Tunnicliffe.

Anna comenzó a navegar desde muy corta edad y no ha dejado de probar diferentes disciplinas. “Me gusta mucho navegar sola en Laser, es algo muy físico; pero cuando formas parte de un equipo también tienes que trabajar tan duro como puedas, sólo que junto a tus compañeras. Al principio me costó, porque tuve que aprender a delegar algunas funciones y centrarme en hacer que el barco navegara lo más rápidamente posible. Pero navegar con más gente te da la oportunidad de hablar, decidir en grupo, así que es un poco más relajado porque no tienes que tomar las decisiones por ti misma”.

La habilidad de Anna Tunnicliffe para adaptarse a las diferentes disciplinas le permitieron saltar desde el oro olímpico a ganar el US Women’s Match Racing Championship y finalizar segunda en el Mundial de Snipe. De vuelta al Match Racing, se impuso en las ISAF Nations Cup Regional Finals (Norteamérica y Caribe) y en la Sail Melbourne International Regatta de Laser Radial. Como guinda para ese magnífico año, fue elegida Mejor Regatista de Estados Unidos 2008.

En enero de 2009 ganó el Rolex Miami OCR, y en febrero el Women’s Laser Radial North American Championship y la medalla de plata en los Laser Midwinters East, regresando en marzo a la escena de Match Race para colgarse el bronce en la ISAF Nations Cup Grand Final, antes de imponerse en la NYYC Women’s Match Racing Regatta. De vuelta al Laser Radial, una victoria en la Semaine Olympique Française de Hyères, un bronce en la Kieler Woche de Alemania y una magnífica serie de resultados en las demás citas, supuso la corona de la ISAF Sailing World Cup en Laser Radial.

“Creo que la clave de mi éxito es que provengo de una familia muy competitiva”, comenta la estadounidense. “Haber sido nominada es todo un honor, pero escuchar tu nombre como ganadora es simplemente increíble. Hace que todo el esfuerzo que has realizado durante toda tu vida haya valido la pena”.

¿Cuál es su próximo reto? Anna Tunnicliffe lo tiene claro: “Los Juegos Olímpicos de Londres 2012”.

La lista de nominadas de los ISAF Rolex World Sailor of the Year Awards 2009 incluyeron también a las británicas SamDavies e HilaryLister, así como a la española Blanca Manchón.

Eileen Quinn: de jefa de gabinete a crucerista cantautora

Eileen Quinn es una mujer navegante y cantautora. Con más de 40.000 millas navegadas e innumerables conciertos ofrecidos, Eileen es capaz de describir en sus canciones todos los sentimientos, sensaciones y vivencias de una vida de crucero oceánico.

Eileen se crió en Ottawa, Canada, en una familia de seis hermanos en la que pronto tuvo que alzar la voz para hacerse oír y es a los dieciséis años cuando comienza a tocar la guitarra. En su vida “real”, estudió Ciencias Políticas y trabajó en el campo de la salud mental y en la política. Su último trabajo “respetable” fue el de jefa de gabinete ministerial del Gobierno de Ontario.

Eileen Quinn navega desde 1994 a bordo de su velero de 36 pies, el Little Gidding. Desde los inicios de su aventura como navegante “a tiempo completo”, Eileen descubrió que no existían canciones suficientes para describir el tipo de vida que estaba llevando. Así que, ni corta ni perezosa, se puso a componer canciones sobre los temas realmente importantes de la vida de crucerista, aspectos normalmente olvidados en las composiciones tradicionales, como, por ejemplo, por qué los fondeos provocan rupturas matrimoniales, por qué no hay que confiar en las previsiones meteorológicas o por qué los puertos cómodos y acogedores impiden llevar a cabo los planes de travesías.

Eileen ofrece sus conciertos a lo largo de sus rutas de navegación, en puertos, bares de playa o con ocasión de regatas internacionales en el Caribe o para asociaciones de navegantes y salones náuticos en Norteamérica. Tiene publicados 5 CDs con títulos de canciones tan sugerentes como “The anchoring dance (la danza del fondeo)”, “My old job (mi antiguo trabajo)” o “He don´t love me like he loves his boat (no me quiere tanto como a su barco)”.

Para más información: http://www.eileenquinn.com

Krystyna Chojnowska-Liskiewicz, Primera Dama de los Océanos

La primera mujer navegante en solitario alrededor del mundo fue la polaca Krystyna Chojnowska-Liskiewicz, ingeniera naval y capitana de embarcaciones de alta mar. La navegante inició la carrera por el título de “Primera Dama de los Océanos” el 28 de febrero de 1976 en las Islas Canarias. Su embarcación se llamaba Mazurek, un Conrad 32 de 9,51 metros de eslora y 2,7 metros de manga, construido en Polonia. La superficie vélica total era de 35 m2.

La ruta partía de Las Palmas en dirección a Barbados y luego, a través de las Pequeñas Antillas, el Mar Caribe y el Estrecho de Panamá, hasta el Pacífico. Allí tomó rumbo a Tahiti y Fidji, para continuar hacia Australia. Después, Krystyna Chojnowska-Liskiewicz se dirigió hacia el Oeste, atravesando el Océano Indico en dirección a la Isla Mauricio y las costas del sur de África, y finalmente hacia el Norte a lo largo de la costa occidental africana. Cerró la “gran vuelta” el 20 de marzo de 1978, en la latitud 16o08,5′ Norte y longitud 35o50′ Oeste: Krystyna acababa de concluir una navegación solitaria de 401 días y 31.166 millas.

Podemos leer en la hemeroteca del periódico ABC en la página de “SUCESOS”- ¡qué tiempos aquellos! – entre la noticia de un francotirador infantil en Bilbao y una anciana asesinada en Barcelona, el siguiente artículo dedicado a la navegante Krystyna Chojnowska-Liskiewicz:

ABC, Sábado, 22 de abril de 1978 – Regresa a Las Palmas una navegante polaca tras dar la vuelta al mundo en solitario. En una frágil embarcación ha cubierto 28.000 millas por todos los océanos, siendo la primera mujer que realiza tal proeza.

“Hola fue el saludo recíproco que la navegante polaca Krystyna Chojnowska y su esposo Liskiewicz se hicieron cuando se encontraron a bordo del Mazurek en la bahía del puerto de Las Palmas, concretamente frente al Real Club Náutico y ante una auténtica nube de informadores gráficos y de la televisión de España y Polonia. A las 09.30 ya se encontraba fondeado el pequeño yate Mazurek diseñado por el esposo de la navegante, pues el matrimonio tiene la profesión de ingenieros navales y trabajan en unos astilleros. Luego ha dicho una y otra vez: “Voy a darme un baño, pues es lo que más deseo”. Hace más de 3 meses, desde que salió de África del Sur, que no se bañaba con agua dulce. La navegante solitaria polaca, que es la primera mujer que ha dado la vuelta al mundo, fue recibida por el embajador de Polonia en Madrid que vino expresamente desde Madrid con el cónsul general. También estaban presentes las autoridades locales de Las Palmas.

La mujer navegante, con las inequívocas huellas de tan larga aventura, que ha durado desde el 18 de marzo de 1976, salió precisamente del mismo lugar a donde ahora arriba. La navegante ha dicho que ha pasado por toda clase de experiencias a lo largo de estos 2 años, desde calmas y temporales hasta una enfermedad renal de la que se recuperó gracias a un tratamiento médico recibido por radio. El Gobierno Polaco ha lanzado una emisión de sellos de Correos para conmemorar la odisea”.

Nicole van de Kerchove, navegando con cometas

Tras finalizar sus estudios de piano, Nicole van de Kerchove conoce a Loïck Fougeron y ambos deciden recorrer los puertos del Mar del Norte en busca de su barco ideal. Nicole se decide por el Esquilo, un barco de acero que encarga construir en Holanda a imagen del Joshua de Moitessier. En 1968, con 23 años recién cumplidos, Nicole inicia una su primera larga travesía hacia las Antillas preguntándose si realmente está hecha para la vida en el mar. Tras un temporal en el Golfo de Gascuña, con una sonrisa, Nicole exclama “sí, me gusta navegar, incluido el mal tiempo”.

Martinica, Panamá, Galápagos, Tahití, Samoa, Fidji, Nueva Zelanda, Nueva Caledonia, Kermadec, Buena Esperanza y regreso a Europa… Nicole, que había zarpado para 4 meses, vuelve 7 años después con un marido, una hija y una historia que se convertirá en un libro Siete veces la vuelta al sol.

Más tarde, nuevos viajes conducen a esta mujer navegante, con sus hijos o en solitario, a Portugal, Marruecos, Cabo Verde, Brasil, Patagonia, Vietnam, China, Java, Seychelles… y a una misión humanitaria de 2 años en Haití. Además, Nicole, siempre original, atraviesa el Atlántico en un JOD24 sin palo, propulsado mediante cometas, con el objetivo de demostrar que los náufragos también pueden utilizarlas como medio para llegar a tierra o a rutas de navegación.

Nicole van de Kerchove fallece repentinamente en febrero del 2008 en Tierra de Fuego. Ese día, al lado del lago de los Dientes de Navarino, su corazón, como piensan los indios yamanas, se convirtió en una nube.

Esther Espasa o “el mar también es para las mujeres”

Oír contar a Esther, con toda naturalidad y como si fuese lo más habitual del mundo “decidí cruzar el Atlántico en solitario y recorrer durante tres años el Caribe, para luego regresar a Barcelona atravesando de nuevo el océano” impresiona. Dos travesías atlánticas y tres años de navegación en solitario, un proyecto de navegación meditado y un regreso a tierra bien gestionado. ¡Buena proa y buenos vientos, Esther!

Puedes ver las fotos de su travesía en la página de Esther http://www.usuarios.lycos.es/eespasa