En la cubierta del barco – K. Kavafis

Ciertamente se le parece

este pequeño dibujo hecho a lápiz.

Bosquejado de prisa, en la cubierta del barco,

una tarde mágica,

con el mar de Jonia a nuestro alrededor.

.

Se le parece, pero en mis recuerdos es aún más hermoso.

.

Era de una sensibilidad casi enfermiza

y eso iluminaba más su rostro.

Y más hermoso me parece ahora

cuando mi alma lo evoca fuera del tiempo.

.

Fuera del tiempo. Es tan antiguo todo…

El dibujo, el barco y aquella tarde.

2013-10-08 14.45.49

Anuncios

Navigare necesse est, vivere non necesse

Navigare necesse est, vivere non necesse. Navegar es necesario, vivir no lo es.

Esta es la célebre frase con la que, según relata Plutarco, Pompeyo arengó a sus marineros cuando éstos se negaban a embarcar ante el amenazador estado de la mar para recordarles que el deber está por encima de cualquier miedo o de cualquier circunstancia.

Fernando Pessoa la transforma en un bello poema, Navegar é preciso, que dice así en sus primeros versos:

Navegantes antiguos tenían una frase gloriosa:

“Navegar es preciso, vivir no es preciso”.

Quiero para mí el espíritu de esta frase, transformada.

La forma de casarla con lo que yo soy:

vivir no es necesario, lo que es necesario es crear.

Caetano Veloso compuso la canción Os Argonautas tras su paso por la cárcel en 1969 y su exilio. Veloso se basó en el poema de Pessoa, y con música de fado expresa su lamento por las personas que luchan, como Jasón y los Argonautas, para vencer los obstáculos de todos los mares.

Una vida sin “navegar” (e incluir aquí todo lo que es importante -vital- para nosotros) es como no vivir.

Diálogos entre tú, yo… y el suave susurro del mar, Dolores Tranche

Así de evocador es el título de la recopilación de poemas de Dolores Tranche, Diálogos entre tú, yo… y el suave susurro del mar.

Dolores Tranche es una artista polifacética que pinta, escribe, talla y esculpe, utilizando una gran diversidad de materiales según le dicta la sensibilidad de cada momento, porque si algo destaca en Dolores es su energía y optimismo, y un profundo interés por el mundo y las personas que le rodean, que luego sabe plasmar en sus obras siempre originales y sutiles.

TODO

Todo lo que pido es

el cielo sobre mí

y el mar a mis pies.

Un pincel en mis manos

y los colores de un amanecer.

Una hoja en blanco

y un tiempo para vivir.

Todo lo que pido es

el cielo sobre mí

y el mar a mis pies.

Más información sobre Dolores en:

http://www.euskalnet.net/dolorestranche/

http://es-es.facebook.com/pages/DOLORES-TRANCHE/105988704468

Ítaca (Kavafis)

Dedicado a quienes vamos, sin prisa, hacia Ítaca

Cuando salgas de viaje para Ítaca,
desea que el camino sea largo,
colmado de aventuras, de experiencias colmado.

A los lestrigones y a los cíclopes,
y al irascible Posidón no temas,
pues nunca encuentros tales tendrás en tu camino,
si tu pensamiento se mantiene alto, si una exquisita
emoción te toca cuerpo y alma.

A los lestrigones y a los cíclopes,
al fiero Posidón no encontrarás,
a no ser que los lleves ya en tu alma,
a no ser que tu alma los ponga en pie ante ti.

Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que -¡y con qué alegre placer!-
entres en puertos que ves por vez primera.

Detente en los mercados fenicios
para adquirir sus bellas mercancías,
madreperlas y nácares, ébanos y ámbares,
y voluptuosos perfumes de todas las clases,
todos los voluptuosos perfumes que te sean posibles.
Y vete a muchas ciudades de Egipto
y aprende, aprende de los sabios.

Mantén siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Pero no tengas la menor prisa en tu viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que viejo al fin arribes a la isla,
rico por todas las ganancias de tu viaje,
sin esperar que Ítaca te vaya a ofrecer riquezas.

Ítaca te ha dado un viaje hermoso.
Sin ella no te habrías puesto en marcha.
Pero no tiene ya más que ofrecerte.

Aunque la encuentres pobre, Ítaca de ti no se ha burlado.
Convertido en tan sabio, y con tanta experiencia,
ya habrás comprendido el significado de las Ítacas.

Konstantinos Kavafis

Balada de marineros: “Consejo a las jóvenes doncellas para elegir marido”

(Cuadro de JL Fuentetaja)

Vosotras, hermosas doncellas de Greenwich, de clase alta y baja, jamás os encaprichéis de los hombres que se hacen a la mar…

Aparte de los muchos peligros que depara el mar, cuando están en tierra vagan por donde quieren; arriba y abajo del puerto cortejan a jóvenes y viejas; os engañarán, jamás os creáis las palabras lisonjeras del marinero.

Os doy este consejo ahora, porque como podéis comprender, es momento de que los marineros bajen a tierra…¡oh! es un galán muy divertido… pero después de zarpar quizás jamás volváis a verlos; hoy se casan, por la noche se acuestan y mañana se embarcan.

Suponed que os casáis con un marinero, aunque fuera el mejor de los esposos, su aliento sería una ráfaga fugaz: el rugir de las olas hará su voluntad, ningún hombre puede resistirse a ellas.

Dadme un comerciante honesto, de clase alta o baja; jamás me encapricharé de un hombre que se haga a la mar.

(Adaptado de Naval Songs and Ballads de C.H. Firth).

Las gallardas damas marineras de Alex

Alex se define a sí mismo como un humilde hombre de la mar, algo pícaro y gran soñador, al que dicen poeta por esa razón. Agradezco a Alex que comparta conmigo uno de sus poemas dedicado a las mujeres navegantes o, como el mismo nos denomina, a las damas marineras. Gracias a todo un caballero del mar.

Gallardas damas que a la mar se hacen;
suplen la fuerza con ingenio y maña:
astucias para hacer frente a la mar.
Y son los pilares de su coraje.

A los barcos dan su toque adorable
que siendo bravas siguen siendo damas
y aportan ternura y decoro a la mar.
Y en el hombre despiertan los modales.

Por ser tan escasas son muy buscadas
y cuando hay barcos con damas a bordo,
con especial esmero son tratadas.

Por su gallardía son admiradas.
Ya quisiera yo tener una a bordo
que mi barco las echa mucho en falta.