En el Día del Libro, hoy, 117 años después

Corría el año 1897 y en la Universidad de Cambridge se iba a votar si las mujeres podían acceder o no a los estudios superiores. En esa tesitura surgió una campaña, dirigida mayoritariamente por estudiantes (varones por definición), para encontrar argumentos en contra de tal iniciativa. Argumentos como el siguiente:

… si les das una licenciatura, querrán un doctorado, y eso les dará derecho a voto en la universidad y hasta un lugar en la lista de candidatos, y luego querrán decidir sobre la universidad y sobre todo lo demás. Ya solo la licenciatura les permitiría sacar cinco libros de cada vez de la biblioteca. Eso son privilegios que nos oponemos a que disfruten. Además, creemos sinceramente que están mejor como están.

¡Qué barbaridad, cinco libros de cada vez!

Imagen

Anuncios

Los océanos y los paraísos de Thor Heyerdahl

Thor Heyerdahl. Científico, zoólogo, antropólogo, aventurero, humanista, navegante… y navegante en balsas de troncos, naves de papiro y embarcaciones de cañas.

Su primer viaje lo realizó en 1937, con su esposa Liv, a la Polinesia, en unos años en los que Tahití no figuraba precisamente como destino turístico en las guías de viaje. A su llegada, la pareja fue acogida por el jefe de la isla, Teriieroo, y ambos se dedicaron a estudiar la forma de vida y las costumbres polinesias. Al poco tiempo se instalaron en la solitaria y aislada isla de Fatu Hiva de las Marquesas.



Estudiando las corrientes marinas y los vientos dominantes de la zona, Thor Heyerdahl comenzó a dudar de que la teoría aceptada hasta la fecha fuese correcta. ¡Los primeros pobladores de la Polinesia no podían haber navegado 5.000 millas en contra de la corriente! En 1947 organizó la expedición de la Kon-Tiki, y en una balsa de madera de nueve troncos atados mediante cuerdas y una vela cuadrada, seis hombres partieron de Callao, en Perú, para recalar en la isla de Raroia 97 días más tarde.

Mediante ésta y posteriores expediciones a las islas Galápagos y a la isla de Pascua, así como con sus navegaciones desde África hacia América y desde Irak al Océano Índico, Thor Heyerdahl demostró que los antiguos pobladores contaban con los medios tecnológicos suficientes para poder navegar largas distancias a través de los océanos.

Cuando en una ocasión le preguntaron cuál era su mayor aportación a la ciencia, Heyerdahl –como científico, como navegante– contestó: “Demostrar que los océanos han unido, más que dividido, a la humanidad”.

Y como humanista que era, nos dejó también en su autobiografía, Tras los pasos de Adán, esta bella reflexión sobre su primer viaje con Liz a la Polinesia: “Dos jóvenes inmaduros subían al tren para embarcarse en Marsella en un enorme buque transoceánico, con billete hasta Tahití. Un billete hacia el paraíso, pensábamos nosotros. Pero la conclusión del viaje fue precisamente que no se puede comprar la entrada al paraíso. Los que conseguían encontrarlo, lo hallaban en su interior y hasta allí llegaban gratis. Todo lo que he visto y leído me ha enseñado que, en este planeta, el infierno y el paraíso no están en lugares distintos, sino siempre en el mismo. No se puede elegir uno u otro simplemente mudándose. Los dos aparecen como amigos inseparables por muy lejos que se viaje”.

Qué es un marino, explicado a los pequeños navegantes hace 175 años

No puedo evitar la tentación de compartir aquí este pequeño hallazgo publicado en Nueva York en el año 1835. Se trata de un libro breve, brevísimo, de tan sólo ocho páginas, que lleva por título El libro del mar: para la instrucción de los pequeños marinos. Rimbombante sí, pero al mismo tiempo tremendamente ingenuo visto desde nuestra perspectiva actual.

De las ocho páginas del manual, dos están dedicadas a explicarnos cómo son los marinos y el resto a la descripción de los diferentes tipos de barcos de la época.

Y dice así:

Los marinos pasan la mayor parte de su tiempo en el agua. Se acostumbran tanto a vivir en el agua que cuando están en tierra a veces no saben lo que hacer para pasar el tiempo. Y tras pocos días o semanas están muy contentos de encontrarse de nuevo a bordo de su barco y en el ancho mar azul.

Los marinos son buenos y valientes; y si tú eres amable con ellos, ellos harán todo lo que esté en sus manos para demostrarte que se dan cuenta y te corresponderán.

Son una clase de hombres muy necesarios, y que nos aportan mucho bien haciéndose a la mar y arriesgando sus vidas en las tormentas para traernos cosas buenas de países lejanos. Se entretienen unos a otros en los largos viajes contándose largas historias. Ellos lo llaman hilar historias inventadas.

Y así son los marinos, según se explica a los pequeños navegantes de hace 175 años.

Hoy, día 20, en la BWR: Literatura y Náutica

LITERATURA Y NÁUTICA es un programa cultural realizado en el marco de la primera edición de la Feria del Libro y la Cultura Marítima en la Barcelona World Race organizado por la Editorial Equatik y realizado por La Minimedia. Su objetivo es indagar, reflexionar y mostrar la mutua influencia entre navegación y literatura.

Se emite en directo hoy, día 20 de diciembre, a partir de las 16.00 y puedes seguirlo a través de:

http://www.facebook.com/pages/Equatik/166665350032109?v=app_142371818162

PROGRAMA:

16:00 h: Presentación de la emisión a cargo de Jordi Llorella, director del proyecto Equatik.
16:10 h: Entrevista a Pablo Zendrera, director de la Editorial Noray y organizador de la primera Feria del Libro y la Cultura Marítima.
16:20 h: Tertulia literaria entre los marineros y escritores Pep Bermejo, Cecilio Pineda y Fernando Verdejo, moderada por Francesca Regni.
17:00 h: Concierto de poemas musicados por Enrico Barazzoni del libro Mar de amores de Cecilio Pineda. Emisión en directo.
17:30 h: Entrevistas a regatistas participantes en la Barcelona World Race: Ana Corbella (Gaes), Fran Palacios y Juan Merediz (Central Lechera Asturiana) Álex Pella y Pepe Ribes (Estrella Damm) y Gerard Marín (Fòrum Marítim Català).
18:00 h: Entrevistas a los visitantes de la Feria de la Cultura del Libro sobre sus libros preferidos.

Historias de partir, un libro especial

Historias de partir…  un libro especial. Y especial por varias razones.

Para sus autores, porque se lanzaron con humildad al mundo de la autoedición para compartir sus experiencias tras un crucero sabático y acabaron publicando dos ediciones y obteniendo el Premio Albatros al mejor libro náutico de Francia.

Para su editor, por el personal significado que en su vida tiene la palabra “partir”. Es casi una filosofía de vida – nos dice.

Para mí, porque encontré un libro que me enseñó que es posible “partir” y “regresar”, que no necesitamos ser grandes navegantes ni disponer de mucho dinero para lanzarnos a la aventura de un año sabático de crucero, que es un proyecto al alcance de muchos de nosotros para el que sólo hay que atreverse a dar el primer paso.

A través de las páginas  de este libro no solamente viajas – durante 1 año por el arco de las Antillas – sino que aprendes todo lo necesario para preparar “con cabeza” un proyecto de año sabático de navegación.

Altamente recomendable, siempre que sueñes con partir…

En este enlace puedes ver mas información sobre este libro y pedirlo si así lo deseas
http://www.noray.es/esp/ficha.php?is…7-0&id_pedido=

Cuatro libros de Annie van de Wiele

Quienes sientan curiosidad por los viajes de Annie van de Wiele pueden leer sus aventuras marítimas en cuatro de sus libros. Desgraciadamente no están traducidos al español, salvo el primero que tiene una versión en inglés.

Penélope estaba de viaje. En el que nos relata su primera vuelta al mundo en 1951 a bordo del Omoo. La traducción al inglés se titula The West in my eyes.

Flor del océano. Antes de iniciar su primer periplo, conocen en Niza a la tripulación del Fleur d’Océan, compuesta por dos parejas y sus hijos con edades comprendidas entre los 1 y 4 años, además de sus dos perros. Con ellos se embarcan rumbo a Tahití.

Cabotaje. Destino: África. Los van de Wiele inician un nuevo viaje a bordo del Omoo y pasan 5 años en Kenia.

Surcando la proa. Otros 5 años en Bélgica tratando de acostumbrarse a la vida “civilizada” son más que suficientes para que su pasión por el mar los lleve a embarcarse de nuevo en el Hierro hacia las Antillas.

Cocinando en la mar, Ángeles de la Riva (y Juan Nicolau)

Las recetas de este libro tienen en cuenta las especiales circunstancias de la navegación y han sido realizadas a bordo de embarcaciones menores con medios limitados, en particular en el barco BlackPedro. Para lograr una máxima sencillez, los cocineros-navegantes-autores no han usado instrumentos especiales, ni moldes, ni maquinaria eléctrica alguna, dejando a los lectores abierta la posibilidad de mejorar los platos con el uso de los accesorios o instrumentos adicionales de que dispongan a bordo, creando quizás variedades de los platos que sin duda podrán mejorar el original o incluso darle una personalidad propia.

Cocinando en la mar, Ángeles de la Riva y Juan Nicolau, Editorial Náutica, 2010.