¿Eres un Australopithecus Velerus? 2/2

Visto desde la perspectiva anteriormente explicada, debemos admitir que la vida en un velero es un auténtico salto hacia atrás en el desarrollo de la civilización. La electrónica a bordo y los materiales sofisticados no logran ocultar la realidad: el navegante regresa a una forma de vida más primitiva.

Y quizás lo que motiva al marino sea precisamente eso. La vida en un velero enseña al hombre moderno la humildad ante los elementos. Le ofrece la posibilidad de abandonar una vida ciudadana demasiado racional y sin duda demasiado fácil. Da la espalda a la filosofía del interruptor: un estilo de vida en el que basta con pulsar un botón para tener frío, calor, agua, luz, música, bebida, comida… un mundo excesiva y perfectamente controlado gracias a los pequeños interruptores on/off.

Quizás también resulte más fácil vivir así, haciéndonos preguntas sobre la escasez del agua y el paso del tiempo en lugar de cuestionarnos “¿para qué vivimos”? una vez pulsados todos los botones.

(Extracto de Historias de Partir).

Anuncios

¿Eres un Australopithecus Velerus? 1/2

El Australopithecus Velerus es un hombre o una mujer que vive en zonas cálidas y exclusivamente marítimas. Puede vivir en solitario, pero lo encontramos con mayor frecuencia en el seno de una comunidad restringida, en general familiar.

El Australopithecus Velerus es fundamentalmente nómada. Sin embargo su comportamiento social es tribal. Entre dos transhumancias, su sedentarismo le permite formar una tribu compuesta por  varias comunidades familiares de la misma especie.

Vive semidesnudo y su modo de vida es rústico. Los alimentos frescos y el agua potable poseen un gran valor en la comunidad. La actividad de los machos adultos se consagra sobre todo a la pesca y a la mejora o conservación del hábitat. La hembra adulta dedica gran parte de su tiempo a la preparación de los alimentos y a la educación de la progenitura.

Y aunque el Australopithecus Velerus no profesa ninguna religión identificada, es indudable que venera al viento y al mar.

(Extracto de Historias de Partir).