Navego para salvar mi alma

En 1968 Bernard Moitessier participaba en la famosa y bien remunerada Golden Globe Race, la primera regata en solitario alrededor del mundo, sin escalas y sin asistencia exterior. Moitessier iba bien situado. De haber continuado en la regata probablemente la habría ganado. Pero no lo hizo. En una época en la que no existían los teléfonos móviles ni el email, Moitessier lanzó un breve mensaje a un carguero:

Sigo, sin hacer escalas, hacia las islas del Pacífico, porque soy feliz en el mar y quizás para salvar mi alma.

Años después dijo estar arrepentido, pero no de haber rechazado la gloria y el premio en efectivo sino de esa incómoda palabra quizás.

Un pensamiento en “Navego para salvar mi alma

  1. “Por supuesto que quiero continuar hacia el Pacífico. No me acuerdo quién era el que decía: «Hay dos cosas terribles para un hombre: no haber realizado sus sueños… o haberlos realizado».
    Quizás llegue yo a superar mis sueños, a entrar en su interior, donde se encuentra la verdad, la única piel verdaderamente preciosa, la que da calor para siempre jamás. Encontrarla o no volver más, quizás.”

    Y cómo marcó, cómo lo sigue haciendo, El largo viaje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s