El legendario Paso del Noroeste

El Paso del Noroeste es el nombre con el que se conoce la ruta marítima que bordea Norteamérica, atravesando el Ártico y conectando el estrecho de Davis y el de Bering o, lo que es lo mismo, el océano Atlántico y el Pacífico.

Encontrar el legendario paso fue uno de los mayores objetivos de los exploradores marítimos a lo largo del tiempo. Desde finales del siglo XV, las potencias coloniales europeas comenzaron a enviar expediciones al norte de América en un intento de descubrir una nueva ruta marítima comercial. Marinos como John Cabot en 1497 o Martin Frobisher en 1576 exploraron las gélidas e inhóspitas aguas del Ártico pero todos ellos acabaron derrotados por el frío extremo y los vientos contrarios. Durante un tiempo la búsqueda del Paso del Noroeste fue abandonada.

En 1817, el gobierno británico ofreció una recompensa de 20.000 libras para quien hallara el citado paso, lo que incentivó la organización de numerosas expediciones. De todas las que emprendieron la búsqueda, la más trágica sin duda fue la de sir John Franklin llevada a cabo en 1845 en dos buques que quedaron bloqueados por el hielo y de la que no regresaría nadie. En 1906, el noruego Roald Amundsen —un joven marino cautivado por los relatos del desdichado destino sufrido por los miembros de la expedición de Franklin— logró alcanzar el objetivo tras un viaje de tres años a bordo del pequeño velero Gjoa.

El Gjoa

Desde entonces, la ruta del paso del Noroeste ha sido realizada de diferentes maneras y por distintas rutas, aunque sólo una veintena de veleros lo ha logrado hasta la fecha, ya que el éxito de la navegación depende de los caprichos del cortísimo verano ártico. Entre ellos el St Roch, una goleta reforzada para el hielo del canadiense Henry Larsen en 1940, el cutter norteamericano Storis en los años 50, el velero de acero de 14 metros Williwaw del belga Willy de Roos a finales de los 70 o ya en los últimos años el Northabout, el Vagabond, el Norwegian Blue y el Fleur Australe. Este último con una tripulación bastante poco frecuente…

Un pensamiento en “El legendario Paso del Noroeste

  1. Pingback: Géraldine Danon: de actriz a navegante, del Polo Norte al Polo Sur « Mujeres Navegantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s